viernes, 23 de febrero de 2018

Duarte sigue, sigue y sigue


  • Más de 61 mil millones desaparecidos durante su sexenio
  • Auditorias de la ASF detectaron más de 1,700 anomalías
  • Eso nada más en recursos federales ¿y en los estatales?
Por Miguel Ángel Cristiani G.

Ahora se sabe, gracias a un informe especial de la Auditoría Superior de la Federación, que el desfalco -nada más de los recursos federales- durante la administración de Javier Duarte de Ochoa alcanzó ya los más de 61 mil millones de pesos, que fueron detectadas más de 1,700 anomalías en el manejo de los dineros, en el período 2011 a 2016.
En la nota principal del portal Animal Político, se dan a conocer este viernes interesantes datos comparativos para dimensionar el tamaño del desfalco registrado en la pasada administración:
Es un monto de malos manejos atribuible a un gobierno local del que no hay precedente en México.
O sea que ocupamos un primerísimo lugar en corrupción a nivel nacional, lo cual ya es mucho decir.
“Para ponerlo en proporción, para que el exgobernador de Veracruz hubiera podido ganar esa cantidad con su sueldo de gobernador tendría que haber trabajado… 26 mil años por lo menos.
Con el monto de recursos desviados en Veracruz se hubiera podido pagar el sueldo completo de todo el Ejército Mexicano durante los próximos 47 años. Los 61 mil millones representan, al menos, tres años y medio del presupuesto completo de la Procuraduría General de la República (PGR).
Dicho gobierno incurrió en todo tipo de prácticas para desviar recursos, desde la retención de subsidios que debían ser transferidos a municipios, hasta el traslado de partidas completas a cuentas desconocidas, subejercicios, falta de comprobación del supuesto gasto que sí se hizo, simulación de devoluciones de dinero faltante, entre otros.
El desglose del desfalco es el siguiente: en números redondos hay 21 millones de pesos que, en definitiva, desaparecieron sin haber sido devueltos, y por los cuales la ASF ya presentó decenas de denuncias penales ante la PGR, en contra de los funcionarios del gobierno de Duarte que resulten responsables.
Además, hay 36 mil millones de pesos observados por la ASF a lo largo del sexenio de Duarte que tampoco aparecen o han sido aclarados, pero donde se está a la espera de que haya una explicación de parte de las dependencias involucradas. Funcionarios de la ASF indicaron que existe la certeza de que ese dinero no aparecerá, pero hay que esperar los plazos correspondientes para presentar las denuncias.
Y además hay otros 4 mil 770 millones de pesos que el gobierno estatal de Duarte simuló que devolvía, pero que luego retiró – otra vez – de las cuentas bancarias autorizadas, hechos por los cuales la ASF ya presentó también las denuncias correspondientes.
El daño a las finanzas públicas del país ocasionadas por la administración de Javier Duarte podría ser peor. Gracias a intervenciones oportunas de los auditores se pudieron recuperar aproximadamente 14 millones 755 mil pesos que ya habían sido transferidos a otras cuentas, o no habían sido devueltos por el gobierno. De no ser por eso el dinero desaparecido hoy estaría sobre los 75 mil millones de pesos.
En las auditorías practicadas durante seis años al gobierno de Veracruz los auditores encontraron irregularidades que se repitieron de forma sistemática. Por ejemplo, hubo 15 mil 600 millones de pesos que la administración de Duarte dice haber invertido en varios rubros pero de lo cual no otorgó pruebas que hagan creíble que esto fue cierto. Los auditores pidieron que se dieran documentos serios o se devolviera el dinero, y no ocurrió ninguna de las dos cosas.
La ASF también detectó que la Secretaría de Finanzas del estado sacó más de 13 mil 600 millones de pesos de recursos federales de las cuentas autorizadas para transferirlo a otras cuentas distintas, sin que dicho dinero fuera devuelto.
No es todo. Hubo cerca de 9 mil 600 millones de pesos de recursos federales que se entregaron al gobierno estatal, para que fuera transferido a municipios y otros entes institucionales por concepto de subsidios, sin embargo, la Secretaría de Finanzas retuvo dicho dinero, lo que también fue completamente ilegal.
Un ejemplo más. La Auditoría también detectó que el gobierno de Javier Duarte no gastó –por lo menos no legalmente – más de 8 mil 200 millones de pesos de partidas federales. Por ende, dichos recursos tendrían que haber sido devueltos a la Secretaría de Hacienda federal, sin embargo, esto tampoco pasó.
El informe especial de la ASF señala que producto de las 224 auditorías realizadas al uso de recursos públicos federales en Veracruz entre 2011 y 2016 se detectaron, en total, mil 741 irregularidades de distinto tipo, que involucran malos manejos superiores a los 70 mil millones de pesos.
El 2015, penúltimo año de la administración de Javier Duarte, es el que concentra mayores irregularidades descubiertas, con 571 en total, seguido de 2014 donde la ASF reportó 503 observaciones por presuntos malos manejos.
La Auditoría Superior de la Federación ha presentado hasta ahora 65 denuncias penales ante la Procuraduría General de la República (PGR) por un posible desvío de recursos que supera los 21 mil millones de pesos. Dichas denuncias y monto continuarán incrementándose en los próximos meses conforme se agoten los tiempos de justificación de todo el dinero que falta.
Pero hasta ahora ni una sola de las averiguaciones y carpetas de investigación que se han iniciado han sido consignadas ante un juez, y mucho menos hay exfuncionarios castigados por ello. Toda la desaparición de recursos federales en la administración de Javier Duarte permanece impune hasta la fecha.
Pancho López, el filósofo de mi pueblo se pregunta quien está deteniendo todas esas denuncias, que están atoradas en un manto de impunidad y corrupción, pero no poquita, sino a gran escala.
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G. 
En Twitter: @bitacoraveracru


jueves, 22 de febrero de 2018

Veracruz reprobado en transparencia


  • De las cuatro entidades más omisas en su aplicación
  • Veracruz, Nuevo León, Baja California y el Estado de México
  • ¿Y el IVAI, El Congreso del Estado y el ORFIS?

Por Miguel Ángel Cristiani G.
Muchísimo se habla, casi todos los días, más en estos tiempos electorales, de que los gobiernos deben de ser transparentes, como una medida indispensable, para poder combatir el mal de la corrupción que aqueja a casi todos los sectores sociales.
Por ello resulta interesante y digno de comentarse en la Bitácora Politica, el hecho dado a conocer recientemente por la asociación civil Iniciativas Humanas, que reveló que el estado de Veracruz, Nuevo León, Baja California y el Estado de México son las cuatro entidades más omisas en la aplicación del tema.
De acuerdo con al análisis realizado por la asociación civil, estos cuatro estados reprobaron con cero (la calificación más baja) al no transparentar ninguna de las obligaciones evaluadas en el ejercicio.
Con motivo de la prórroga que se dio para que las instituciones públicas obligadas exhibieran la información pública de oficio del gobierno, la cual terminó el 4 de mayo pasado, “Iniciativas Humanas” revisó la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) y los portales de 107 instancias gubernamentales de 7,132 sujetos obligados, entre los que se encuentran las 32 entidades del país.
Entre las obligaciones revisadas, se encuentran: Metas y objetivos; remuneraciones; padrón de proveedores; bienes; viáticos; currículum vitae de funcionarios; presupuesto y compras.
Como parte de este ejercicio se detectó que Tlaxcala es el único de los 32 gobiernos estatales que alcanzó un nivel sobresaliente con 10 puntos (la calificación más alta), mientras que 21 estados presentaron importantes deficiencias.
En el ámbito federal, de 28 sujetos obligados revisados, entre ellos ocho partidos políticos, solamente el INEGI, la Auditoría Superior de la Federación, el Tribunal Electoral y el Partido Nueva Alianza obtuvieron un muy buen nivel de cumplimiento, mientras que 17 sujetos obligados tienen importantes rezagos.
De los 17 sujetos obligados que presentaron rezagos, seis obtuvieron calificaciones de cero a 2.5 puntos en transparencia.
En este rubro se encuentran el Partido del Trabajo, con 0; las secretarías del Trabajo y de Gobernación, con 1; la Cámara de Diputados y el PRI, con 2, y Morena, con 2.5.
Además, de los 47 municipios con más de medio millón de habitantes que participaron en la revisión, 53% de ellos (25 municipios) obtuvieron calificación reprobatoria.
De los municipios reprobados, 10 se sacaron cero de calificación por no haberse localizado ninguno de los elementos y contenidos evaluados, ni en sus sitios web ni en la Plataforma Nacional de Transparencia:
Entre esos 10 municipios con cero de calificación, hay ocho en el Estado de México: Ecatepec; Nezahualcóyotl; Naucalpan; Tlalnepantla; Chimalhuacán; Tultitlán; Atizapán de Zaragoza e Ixtapaluca.
El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), instancia encargada de garantizar el derecho de acceso de las personas a la información pública gubernamental, obtuvo calificación de 4, porque su única información se concentró en la Plataforma Nacional de Transparencia.
“No pudo localizarse en su web institucional un sitio de transparencia que mostrara sus obligaciones de oficio, como marcan los lineamientos”.
Respecto a todo lo anterior, Pancho López el filósofo de mi pueblo comenta que sería interesante aplicar ese análisis a las instituciones encargadas de garantizar el derecho al acceso a la información en Veracruz, como el famoso IVAI, el Congreso del Estado y el ORFIS para no ir muy lejos.
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G. 
En Twitter: @bitacoraveracru

martes, 20 de febrero de 2018

El escándalo de corrupción de la semana


  • Mega fraude en SEDESOL y SEDATU por 1,300 millones
  • Los desvíos a través de empresas fantasmas de comunicación
  • ¿Y en Veracruz, no ha detectado nada el ORFIS?

Por Miguel Ángel Cristiani G.
Con la novedad de que el escándalo de corrupción de esta semana -casi cada semana surge un nuevo caso y más ahora en tiempos de campañas electorales- lo dio a conocer este martes el periódico Reforma, se trata de desvíos de hasta mil 300 millones de pesos en las secretarías de Desarrollo Social SEDESOL y Agrario Territorial y Urbano SEDATU, durante la gestión de Rosario Robles Berlanga, mediante la contratación, para variar, de empresas fantasmas de comunicación.
Hágame usted el grandísimo favor y eso que se argumenta que no hay presupuesto ni dinero para contratar publicidad en medios de comunicación, pero ahora resulta, que sí hay y mucho, pero se desvía en beneficio de otros menesteres.
Nada más como punto de referencia, hay que anotar que el Gobierno federal gasta 4 mil 779 millones 640 mil 801 pesos al año, o lo que es lo mismo: 14 millones 310 mil 301 pesos por día, o 596 mil 262 pesos por hora.
La nota principal de Reforma revela que la Auditoría Superior Federación (ASF) detectó desvíos de hasta mil 300 millones de pesos, en las secretarías de Desarrollo Social (SEDESOL) y Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) durante la gestión de Rosario Robles.
Los desvíos se habrían realizado a través de pagos a empresas fantasma, -igualito como ocurrió aquí en Veracruz- a las que, en algunos casos, les encargaron parte de los trabajos solicitados por las dependencias.
La ASF realizó tres auditorías a recursos ejercidos en 2014 y 2015, y detectó que parte de ese dinero fue transferido a Monex y CI Banco para después ser repartido en cuentas domiciliadas en distintos países.
Monex recibió un total de 37.1 millones de pesos, con los que se compraron dólares que fueron transferidos a cuentas en China, Ecuador, Bélgica, Israel y EU a nombre de Desarrollo Comercial El Olivo y Servicios Empresariales Helte. En CI Banco se depositaron 28.9 millones de pesos, transferidos a America Highway Electronics Network y Comercializadora Texdenim, en Corea del Sur, China y Pakistán.
Rosario Robles estuvo al frente de la SEDESOL de diciembre de 2012 al 26 de agosto de 2015. En esta dependencia, de acuerdo con Reforma, el desvío se hizo a través la contratación de Radio y Televisión de Hidalgo, cuyos contratos se firmaron en marzo, mayo y septiembre de 2014, y después en enero y febrero de 2015.
Mientras que en la SEDATU– que empezó a dirigir del 27 de agosto a la fecha– los contratos fueron con el Sistema Quintanarroense de Comunicación Social, firmados en julio, septiembre y octubre de 2015.
La Auditoría explicó que con esos convenios ambas dependencias evadieron los requisitos de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público.
En total, SEDESOL y SEDATU subcontrataron a 84 proveedores, de los cuales, al menos 13 resultaron ser empresas fantasmas.
El medio nacional explicó que las auditorías– con las claves D17002, D17011 y D17012– concluyeron el pasado 19 de enero y su realización fue autorizada en marzo, julio y agosto del año pasado tras recibir denuncias.
Las auditorías deberán ser entregadas a la Cámara de Diputados y, en caso de que no los entes fiscalizados no puedan desvirtuar las irregularidades, la ASF podrá interponer entonces una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR).
Pero para no ir muy lejos, habría que empezar por transparentar el gasto -que de acuerdo al presupuesto millonario autorizado- se hace acá en el estado de Veracruz, lo mismo en las delegaciones de las dependencias federales, que en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, en donde se manejan cantidades considerables, pero hasta ahora no se ha transparentado cuales son las empresas beneficiadas, para poder saber si se trata de negocios fantasmas o realmente existen.
Se supone que el Órgano Superior de Fiscalización, el organismo descentralizado del Poder Legislativo, sería el responsable de realizar esas auditorías a las dependencias, entre ellas, las que están manejando recursos públicos, pero que nadie sabe, ni nadie supo, quienes son los beneficiados y con qué montos.
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G. 
En Twitter: @bitacoraveracru


lunes, 19 de febrero de 2018

Los candidatos: fuera máscaras


  • La feria del reparto de puestos en el gobierno
  • Todos ofrecen combatir a la corrupción, hasta con locura
  • Funcionarios debieron separarse de sus cargos para ser candidatos

Por Miguel Ángel Cristiani G.
Con distintos métodos y modos de hacer política, hasta con enfrentamientos a golpes, este fin de semana los principales partidos políticos en nuestro país “eligieron” a sus candidatos a la presidencia de la república, el senado, gubernaturas y diputaciones federales, aunque hubo algunas sorpresas, en la mayoría de los casos se trató de una mera confirmación más que una democrática selección.
Habría que empezar por recordar, que nos encontramos en un período llamado de intercampañas, entre la pre y la campaña propiamente dicha, pero desde hace meses se sabía por ejemplo que Andrés Manuel López Obrador sería además del guía moral de MORENA el candidato a la presidencia de la República.
De igual manera, todo mundo daba por un hecho que el ex dirigente del Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya sería el candidato de la alianza con el PRD y Movimiento Ciudadano.
Lo mismo ocurrió con Pepe Meade, que desde que el partido aprobó la posibilidad para que “un no militante” pudiera ser el candidato del PRI todo mundo empezó a darlo como el bueno.
Pero por si lo anterior fuera poco, en el período de la precampaña o campaña interna para que los militantes de los diferentes partidos pudieran elegir a sus respectivos candidatos, ninguno de los tres tuvo ningún contrincante, ni siquiera para taparle el ojo al macho, como dicen en mi pueblo.
Entonces, cuando este fin de semana cada partido o frente partidista, “eligió” a sus candidatos a la presidencia de la república, no hubo sorpresa alguna, porque prácticamente ya estaban ungidos.
Ya como candidatos, los tres aspirantes a la presidencia de la república, en sus discursos tuvieron un tema en común, el de la corrupción, a la que todos se comprometieron a combatir, así por ejemplo AMLO advirtió que será terco, “la enfrentaré con terquedad y locura para ponerle fin”.
Pepe Meade aseguró que “seré implacable al combatirla”
Y Ricardo Anaya dijo que estará en contra de la impunidad, habrá justicia, no me temblará la mano”.
En donde sí hubo sorpresa fue en la nominación del PAN al senado de la república, pues la hasta la semana pasada, secretaria de Desarrollo Social del gobierno del estado panista de Veracruz, Indira Rosales apareció en el tercer lugar de la lista a nivel nacional de los candidatos plurinominales, los que no serán votados, sino que dependiendo del número de votos que se alcancen en su entidad, podrán ocupar una curul.
En donde si hubo sorpresas fue en la sesión del Consejo Nacional del Partido de la Revolución Democrática el PRD, se tuvo que cambiar sorpresivamente la sede de la instalación en donde se debería “avalar” la candidatura de Ricardo Anaya como candidato de ese partido dentro de la alianza PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.
Resulta que se armó la de dios es padre, es decir, las tribus se enfrentaron en una batalla campal, el enfrentamiento no solamente fue verbal, sino que se liaron a golpes los “delegados” que se dieron con todo lo que tenían a la mano -hasta con toletes- volaron sillas y mesas por todo el salón.
La reunión del Consejo Nacional perredista se reanudó hasta las 23 horas del sábado y concluyo a las 8 de la mañana del domingo, cuando las tribus se apropiaron de las negociaciones de las candidaturas para el pase seguro al Congreso de la Unión.
Se pregunta Pancho López, el filósofo de mi pueblo si algunos de los que resultaron candidatos al senado de la república, como la hasta el viernes pasado, titular de la Secretaria de Desarrollo Social o Julen Rementeria, ex secretario de Infraestructura y Obras Públicas, casualmente responsables de las dependencias más electoreras y que son pieza fundamental en la actual administración estatal, podrían ser impugnadas sus candidaturas, porque de acuerdo con la ley electoral deberían de separarse de sus cargos públicos con 90 días de anticipación al día de la elección o si debería de ser a su nominación como candidatos.
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G. 
En Twitter: @bitacoraveracru


viernes, 16 de febrero de 2018

La Cumbre Tajín 2018


  • Que será la mejor de todas las que se han organizado
  • La más concurrida, la más atractiva, la más divertida
  • El evento es posible gracias a todos los totonacas y su cultura

Por Miguel Angel Cristiani G.
Seguramente que después de las tradicionales fiestas del carnaval en el puerto de Veracruz, la segunda festividad de todas las que se celebran en el estado, la Cumbre Tajín ha logrado consolidarse como un nicho cultural, que alcanza proyecciones nacionales e incluso internacional.
Por ello, al dar a conocer el programa de las actividades y eventos que se desarrollarán del 16 al 20 del próximo mes de marzo, en el corazón del Totonacapan, el gobernador del estado Miguel Ángel Yunes Linares aseguró que la versión de este año será la mejor de todas las que se han organizado, “no tengo la menor duda de que será la mejor de toda la historia, la mejor organizada, la más concurrida, la más atractiva, la más divertida la más rica en contenidos”.
El gobernador reconoció en primer término, que la Cumbre Tajín es posible gracias a todos los totonacas, no solamente los de hoy, sino a los que históricamente hicieron posible este gran legado mágico, científico, cultural que hoy nos hace enorgullecernos de Papantla y como parte de Veracruz, de este corazón.
El gobierno del estado reconoce todo lo que han hecho, particularmente por esta región, por ello, se anunció un programa de apoyo social, que llevará apoyos a las comunidades en beneficio de miles de habitantes de la sierra de Papantla.
Teniendo como fondo de la ceremonia de presentación de la Cumbre Tajín 2018, el majestuoso mural del artista papanteco Teodoro Cano construido al pie de la iglesia de San Miguel, el gobernador anunció que suscribió un convenio con los alcaldes de la región para mejorar las condiciones de toda la sierra de Papantla con carreteras de concreto hidráulico, porque así lo merecen los totonacas y el gobierno del estado lo cumple.
La Cumbre Tajín de este año lleva por nombre “El Brillo de la Memoria” y seguramente será una cumbre memorable, que será recordada como la mejor que se ha realizado en sus ya 19 años, desde fue establecida por el entonces gobernador de Veracruz, Miguel Alemán Velasco.
La Cumbre Tajín ha demostrado que tiene mucho que ofrecer a los visitantes, además de la zona arqueológica, que es de las mejores en todo el mundo, pero sobre todo merece destacarse toda la cultura que hay alrededor del Tajín, la cultura que dio vida a la zona, que como ya se ha dicho en repetidas ocasiones, es la única cultura autóctona indígena viva, porque sigue vivo su idioma, sus costumbres, su alfarería, la forma de pintar, la forma de vestir y de cocinar.
Otro aspecto muy importante que hay que considerar para este año es el elenco artístico de primerísimo nivel, que seguramente habrá de hacer que la visiten entre el 16 y el 20 de marzo, miles de visitantes, que vendrán a disfrutar todo lo que el pueblo y la cultura totonaca ofrecen no solo a México sino al mundo.
En el presídium estuvieron acompañando al gobernador del estado Miguel Angel Yunes Linares los alcaldes de Papantla, Mariano Romero González; Chumatlán, Édgar Espinoza Salazar; Coahuitlán, Isaac García Álvarez; Coyutla, Jesús Antonio Picazo Gutiérrez; Espinal, León Humberto Pérez Candanedo; Filomeno Mata, Pedro López Gerónimo; Mecatlán, José Manuel Marcos Juárez, y Zozocolco de Hidalgo, Faustino Ramiro Velázquez, con quienes previamente a la ceremonia de presentación, firmaron el convenio de desarrollo social.
De esta manera, todo está listo, para que se lleve a cabo, la que será la última Cumbre Tajín de la presente administración estatal, pero que se espera que por todo lo que se ha dicho y hecho, sea la mejor de todas las realizadas hasta la fecha.
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G. 
En Twitter: @bitacoraveracru